dimarts, 27 de març de 2018

La granja de La Coronela, en Villagonzalo-Arenas

Entre los años 1972 y 1975, estuve trabajando como topógrafo en los replanteos de las obras del polígono industrial de Villalonquéjar y Villagonzalo-Arenas, al NW de la ciudad de Burgos.

Conocí el entorno rural de aquellos pueblos, antes de que la afección del proyecto cambiase por completo la faz de los campos.

Entre las numerosas granjas que existían diseminadas por el territorio afectado de expropiación, me llamó poderosamente la atención una casa de apariencia muy robusta para ser solamente una granja. Era casi una casa fuerte, de unos ciento cincuenta años de antigüedad, entonces. De planta cuadrada y cercana a los veinte metros de fachada. Con planta baja y dos pisos: el principal y la buhardilla.

Como todas las demás estaba expropiada y amenazada de demolición, en el centro de una de las grandes parcelas que deberían ubicar muy pronto, diversas industrias dependientes del Polo de Desarrollo.

Cada día que transcurría, deambulando por tierras de labor, primero, y más tarde por las calles nacientes que iban tomando forma, a lo largo de los cuatro kilómetros que teníamos a nuestro cargo, pasaba a menudo junto a las recias paredes de La Coronela, ya clausurada.

Puerta de un edículo exento, al Oeste de la fachada.
Fachada

Escudo a la izquierda, sobre la puerta principal.

Escudo a la derecha, sobre la puerta principal.

En el interior, tras un zaguán amplio, se abría un gran patio cuadrado, con el brocal de un pozo en el centro.

Al principio no creí que aquel edificio singular pudiese llegar a ser sustituido por una nave industrial. Siempre pensé en un racional aprovechamiento mediante su transformación en dependencias hosteleras, de las que el conjunto fabril necesitaría.

Pero los meses pasaron y la demencial realidad del progreso llegó a imponerse.

Tras un período de vacaciones, en 1973, me encontré con una acumulación de escombros ocupando el antiguo emplazamiento de la granja de La Coronela.

Los trabajadores que habían estado presentes, me contaron que las únicas piedras que habían merecido la atención de los técnicos factores del desaguisado, fueron los escudos, que habían desaparecido a bordo de un Land-Rover. "-A Francia, dijeron que iban".

En la trasera de La Coronela

Dicen que cuando se reúnen los pastores, alguna oveja acaba en la parrilla. Eso debía de ser antaño, porque parece que hoy, las ovejas muertas acaban pudriéndose.

El círculo amarillo indica el antiguo emplazamiento de la Granja de la Coronela.

dilluns, 19 de febrer de 2018

1924 - 2018. El puente de los Ingleses

Hoy empieza a demolerse uno de los últimos vestigios de la modernidad del Burgos del siglo XX. Quiso hacerse una vía férrea desde Santander hasta el Mediterráneo y pasaba por aquí. Tampoco, como tantos otros intentos técnicos progresistas, llegó a realizarse.

En diagonal, del NE al S, el trazado del Santander-Mediterráneo. El puente de los Ingleses cruza el río Arlanzón, cerca del ángulo NE. (Fragmento de fotografía aérea del "vuelo americano" de 1957).


Maximino Renuncio había trabajado en la construcción del puente. Renuncio fue un mecánico eficiente y singular que trabajó después en las Manufacturas Textiles R. Camps, emplazadas en la calle de San Isidro, entre los años 1947 y 1973. Allí le conocí yo. Él decía que "iba con el Siglo" (el pasado, se entiende). Había nacido en el año 1900. También decía que, si de repente, todos los roblones que él había colocado en el puente de los Ingleses, fallasen, la estructura se iría abajo sin remisión. Y razón tendría.

Más adelante, cuando se inauguró solemnemente el monumento al Cid Campeador, se quejó (en petit comité) de que el ayuntamiento no hubiese sido un poco más generoso con el héroe local: "-Vaya mierda de espada le han puesto. Negra desde el primer día. Por cuatro jodidas perras se la hubieran podido poner de acero inoxidable."

Hace mucho que no sé nada de él. Cada día queda menos gente a quien preguntarle. Del puente de los Ingleses, dentro de cuatro días, tampoco nadie sabrá decir nada.


dimarts, 23 de gener de 2018

2018 /01/23. Comida del C.A.





Encuentro de la Tribu del Cucudrulu Amarillo, celebrado el martes 23 de enero de 2018, en el bar Don Jamón (Correos), con un vinillo de recepción, y desde el que se desplazó en segunda convocatoria, a la Taberna de Tanín (Zatorre), para comer en condiciones.



dimarts, 30 de desembre de 2014

Los Belenes de Javier Varona


http://belen-varona.com/
Cada Navidad una obra de arte en miniatura

El nacimiento artesano de Javier Varona

dijous, 20 de novembre de 2014

El Grupo de Exploraciones e Investigaciones Subterráneas

En 1960, en el seno de la Tribu del Cucudrulu Amarillo, en Burgos, se creó el G.E.I.S., o Grupo de Exploraciones e Investigaciones Subterráneas.

Javier Varona Martín, uno de sus miembros fundadores, elaboró este banderín. Ahora lo ha recuperado de los estratos del tiempo y nos lo ofrece como testigo a aquellos a quienes pueda interesar.

diumenge, 29 de desembre de 2013

dimarts, 25 de desembre de 2012